Ir al contenido principal

No es una caja, de Antoinette Portis (Kalandraka)

Una caja de cartón es para un niño el juguete que contiene todos los juguetes, todos los juegos, todas las aventuras que pueda imaginar. Se llama juego simbólico a la capacidad de realizar representaciones mentales y jugar con ellas. Un niño que coge un palo y lo utiliza como micrófono está jugando espontáneamente al juego simbólico. Hace poco nuestro hijo comenzó a hacer sopas en sus cazuelas de madera. No sabeis la ilusión que me hizo darme cuenta que ya comenzaba a usar su imaginación. Y libros como el que os presento ahora nos ayudan a ello.

En No es una caja (Editorial Kalandraka), un niño - un conejo - trata de convencer a su madre de que la caja con la que juega en realidad no es una caja. Cuando se mete en ella es un coche de carreras, al subirse encima es una montaña, cuando la moja con una manguera la caja es un edificio en llamas que debe apagar, es un robot cuando se viste con ella, un globo, un barco, un elefante, una nave espacial... Mamá, ¿no ves que no es una caja?
Portada de No es una caja



No es una caja nos muestra a través de sus páginas el descubrimiento por parte de un niño del juego simbólico, tan importante en su desarrollo creativo; aquel que le permite tener aquello cuanto desee, con los únicos límites que marque su imaginación.

¡No es una caja, es una montaña!
No es una caja se ha convertido en el libro favorito de mi hijo. Con sus dos años, lo ha entendido desde el principio; él sabe que cuando en casa aparece una caja de cartón todo es posible. Al poco tiempo de comprar el libro se subió a una caja que tenemos en la habitación. Nos hizo reír y él, riendo también, dijo: ¡montaña! . Qué fáciles son las cosas casi siempre y qué difíciles las hacemos, ¿verdad?

Dice Marta Sanz que en el interior de cada niño habita el adulto que más adelante seremos. El problema es que a veces nos olvidamos de nuestra caja. Recuperadla, nunca es tarde para ello. Todo es posible con nuestra caja: aquella que contiene todos nuestros sueños, ser todo aquello que soñamos ser.

Gracias Kalandraka, gracias de nuevo por ayudarnos a padres e hijos a entender un poco mejor lo parecidos que somos, que las búsquedas y los descubrimientos son - a pesar de los años que nos separan - esencialmente los mismos.

Comentarios

  1. Pues sí, hay que recordar más a menudo (yo diría que a diario) que nuestra caja sigue ahí. Los que tenemos niños tenemos ventaja: aprovechémosla

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via