Ir al contenido principal

Blokus, el juego de mesa (Mattel)

Si te pido que tararees la melodía del Tetris y lo haces de forma inmediata significa que formas parte de mi generación, aquella cuya infancia transcurrió a lo largo de la década de los 80 y que sufrió su primera adicción con este fantástico juego venido del otro lado de los Urales. Ya sea en la máquina del bar donde íbamos con nuestros padres en fin de semana, en nuestra Game Boy (o en la de nuestro vecino) o en los primeros ordenadores de algún amigo del vecindario, esta suerte de puzzle donde teníamos que colocar de la forma más acertada posible piezas de diferente forma para hacer líneas era -y supongo que sigue siendo- la definición de juego perfecto.

Tetris, el gran juego. Qué recuerdos, ¿verdad?

Si te sientes identificado con todo lo que has leído hasta ahora estás de enhorabuena. Como yo lo estuve cuando hace ya casi siete años descubrí este juego. ¿Un Tetris en forma de juego de mesa? No exactamente. Digamos que Blokus comparte ciertos elementos del Tetris (las piezas, que recuerdan a las del Tetris, aunque son mucho más variadas, 21 formas diferentes, en tamaño y forma), sus movimientos (iguales que en el Tetris) y su esencia lógica y matemática que se asimila en pocos minutos. Todo lo demás es distinto (y ojo, no menos divertido).

Presentación general de Blokus, caja y elementos del juego


Concebido originalmente como un juego para cuatro jugadores, partimos de un tablero cuadrado de 400 posiciones (20x20). Cada jugador se sitúa en una esquina del tablero, donde la casilla de su esquina respectiva representa el punto de inicio del juego para cada uno. Cada jugador posee además todas las piezas (21 en total) con el color que le haya correspondido.

Presentación de una partida de Blokus


A partir de aquí, el juego, de mecánica muy sencilla. Cada jugador en su turno coloca una de sus piezas en el tablero cumpliendo 2 normas: 1) La pieza colocada debe tocar en alguno de sus vértices con el vértice de al menos otra pieza de nuestro color, 2) Ninguna cara de la pieza colocada puede tocarse con la cara de cualquier otra pieza de nuestro color ya colocada en el tablero. Nuestras piezas sí pueden tocarse tanto con las esquinas como con los lados de las piezas del resto de jugadores.

Aquí tenéis las 21 piezas de Blokus
Muy sencillo, ¿verdad? Al principio lo es, pero a medida que avanza el juego, el tablero se llena de piezas y van quedando menos posibilidades para las piezas que nos restan por poner. Además, las piezas de cada jugador, que han comenzado en los puntos del tablero más alejados (las esquinas) poco a poco se van acercando, restringiendo aún más las posibilidades de poner las siguientes piezas.

Gana el juego el jugador que consigue colocar todas sus piezas en el tablero, o en su defecto aquel que al final deja en su mano menos piezas que el resto de jugadores.

Es un juego marcado carácter estratégico donde la clave es abrirse el máximo espacio posible desde el principio, logrando con ello aumentar las posibilidades de colocación de piezas propias a la vez que se limita la colocación de piezas del resto de jugadores.

Blokus es un juego enormemente divertido, perfecto para jugar en familia o con amigos, que permite sin problemas la participación de jugadores de diferentes edades, niños y mayores. En el caso de grupos con edades muy dispares, os sugiero que os combinéis formando equipos (por ejemplo, niño + adulto), y que cada equipo juegue con un color. Si tenéis hijos seguro que ya habéis optado por esta modalidad con otros juegos.

Si tengo que poner un defecto a Blokus, es que si bien el juego es perfecto con 4 jugadores (o 4 equipos), en cualquier otra variante resulta muy forzado. Con dos jugadores nos obliga a que cada jugador juegue desde dos esquinas, cada uno con dos colores diferentes, y con tres tenemos que inventarnos a un jugador neutral cuyos movimientos tenemos que realizar los tres jugadores de forma alterna. En ambas variantes el juego pierde magia y dinamismo.

En el caso de dos jugadores, existe una versión del juego muy interesante (y económica), Blokus Duo, con tablero y normas adaptados para dos jugadores. En casa tenemos las dos versiones del juego, utilizando la versión normal cuando jugamos con amigos y la Duo cuando jugamos en pareja. Habrá que esperar a que crezcan los niños.. 

Blokus dúo, la mejor alternativa para dos jugadores

Solo nos queda animaros a que juegues a Blokus y volváis a sentir la nostalgia de uno de los juegos que marcaron nuestra infancia. Es otro juego diferente, pero con la misma esencia que nuestro añorado Tetris.

Posdata. Buscando en la red imágenes con las que ilustrar esta entrada, he descubierto un juego muy parecido editado por Devir. Se trata de Gemblo. ¡Tiene una pinta estupenda! Y las reglas me parecen muy originales. Aquí te dejo un enlace del blog jugamosuna ¿lo descubrimos juntos?

Gemblo, el juego que se ha puesto en nuestro punto de mira..
 

Comentarios

  1. Cuando pienso que no me puede gustar OTRO de los juegos que reseñas, haces esto. ¿Por qué?

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que logre despertar tu interés. Sabes que me encanta imaginarte leyéndome, junto al primer café de la mañana (¿o era el segundo?).
    Por cierto, presto juegos para pruebas..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via