Ir al contenido principal

Mis tesoros

En la vida hay cosas que van y vienen. Los tesoros no se van nunca, sólo vienen, y lo hacen para quedarse. Qué necesario es hacer inventario de los tesoros que nos acompañan y que hacen que la vida sea eso, vida. Que hace que todo esto merezca la pena. Estos son mis tesoros:
Los libros: los leídos, los pendientes, los recomendados, los recomendables, los que nunca te abandonan una vez terminados.


Silvio Rodríguez: llegó en cinta de cassete, en el instituto. Y ya nunca se ha ido. 3 conciertos, mil canciones, 20 años y todos los que me quedan. Con él empieza y acaba la banda sonora de mi vida. Gracias Luisfer.

Roma, Vicente Amigo: la canción que escuchaba cuando Virginia me llamó para decirme que nuestro hijo nacía. La canción de Guillermo, mi hijo.

La columna de opinión de Isaac Rosa: Leer sus libros me eleva y me transporta. Leerle a diario es un placer que espero que nunca tenga fin. Por llegar a mi a través de una de esas personas por las que sobran todas las palabras (de nuevo, gracias..)

La edad de Oro, José Martí: el libro que espera a mi hijo cuando crezca. El que, si él quiere, disfrutaremos juntos. Nunca se volverá a escribir un libro infantil más bello.

Un libro para mi madre: encontrar un libro para mi madre es devolverle una parte minúscula de todo lo que me ha dado. Mi amor por los libros me lo dio ella y resume
mi
amor por ella.

Mi hijo y mi padre: verles sonreirse el uno al otro hace que todo valga la pena, y que nada valga más la pena. Esas dos sonrisas me sobreponen de los momentos más difíciles.

Su compañía: la de ella, la que me hace feliz al otro lado del sofá, con el roce de sus pies. La que llegó para quedarse hace cuatro años, después de haberla estado esperando toda mi vida. Porque sabía que en algún lugar ella existía.

Xoel López: le descubrí gracias a ella y con mi hijo a punto de nacer, en un concierto inolvidable en Zamora. Porque su música me acompaña desde entonces. Y porque Tierra es la canción favorita de mi hijo, que no se cansa de que la cantemos y la toquemos juntos.

 
En ese momento del día: porque es la aventura interior de una persona a la que adoro y admiro, y a la que me gusta ver feliz. Porque leerla (casi) a diario es como el café de la mañana, como el beso de buenas noches de mi hijo.
 
La guitarra: Mi querida compañera, aunque a veces me alejo de ella, siempre me espera, esperando ser afinada de nuevo. Por las veces que me arranca una lágrima, por las veces que mi hijo se sube encima pidiéndome que la toque de nuevo. Por la soleá más triste, y el tango más alegre.
 
 
 
 
Y lo intento cada día, ser todo lo que había imaginado
 y me encuentro que la vida siempre tiene algo preparado
 que supera cualquiera de mis fantasías
 nada comparado con lo que realmente sucedía

Comentarios

  1. No tengo ni idea de como se me ha podido pasar esta entrada. Es, sin duda, mi favorita.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via