Carcassonne, el Juego de Mesa


Hoy os quiero hablar de mi juego de mesa favorito (ya lo sugería en una entrada anterior), y eso es mucho decir, con la cantidad de juegos que tengo y que me gustan. Pero es que Carcassonne es el juego total, el que no me canso de recomendar, porque es disfrutable para cualquier edad y se adapta perfectamente sea como sea el grupo que vaya a jugarlo.
 

Carcassonne, la caja


Carcassonne es el nombre de una preciosa ciudad francesa medieval (que os recomiendo visitar) y en Carcassonne (el juego) se trata de construir una ciudad. Así de sencillo.
Para ello disponemos de un montón de bloques cuadrados, cada uno con un dibujo diferente, que debemos colocar en la ciudad existente siguiendo una serie de normas sencillas. La mecánica es muy sencilla: 1) el jugador roba un bloque, 2) lo coloca en la ciudad como mejor le interese, 3) sitúa si le conviene un monigote de su color (los míticos meeples, te encantarán!), apropiándose así de uno de los elementos del bloque (castillo, carretera o campo). Así finaliza su turno, comenzando el del siguiente jugador.

Carcassonne es un puzzle gigante y diferente en cada partida, donde poco a poco se va construyendo una ciudad, y en la que cada castillo, carretera o campo completado proporciona puntos al jugador (o jugadores) que tengan más meeples viviendo en ellos. Insisto, no os asustéis con la explicación, porque  es MUY sencillo. Es el típico juego que se aprende jugando y en cinco minutos.

 
Una partida en desarrollo, ¿veis cómo se va formando la ciudad?
Además, como decía antes, se adapta a cualquier grupo: perfecto para dos (los piques pueden continuar después de la partida), divertidísimo para tres y genial para cuatro o más (con posibilidad de hacer equipos). Además, permite perfectamente que puedan jugar niños casi de cualquier edad, pudiendo adaptar de forma sencilla algunas normas para que el niño en cuestión disfrute plenamente.

Este es el precioso aspecto del final de una partida cualquiera

Os he hablado de la versión básica de Carcassonne. Es mi favorita y a la que más he jugado. Pero si os gusta (que os gustará) hay infinidad de ampliaciones que pueden añadirse y combinarse entre ellas con el juego básico y que transforman el juego para que nunca te canses de él (que nunca lo harás). Las ampliaciones añaden a tu ciudad princesas, dragones, catapultas, murallas que cercan la ciudad, ríos, comerciantes, cerdos.. UNA LOCURA.


La Torre, El dragón y la princesa, y
Constructores y Comerciantes,
nuestras expansiones
Y por si fuera poco, también hay disponible ediciones especiales del juego. Nosotros tenemos The Town, una joya hecha íntegramente de madera (incluida la caja) a la que dicho sea de paso, casi nunca hemos jugado.

Pocas veces recomiendo un juego con tanta seguridad, convencido de que si lo probáis se va a convertir en vuestro juego favorito durante muchos años.

Eso sí, debo advertiros, esta es la forma ideal de adentrarse en los llamados Eurogames (juegos de mecánica abstracta con un componente temático muy marcado para ambientar e involucrar al jugador). A poco que busquéis, entraréis en un mundo fascinante donde los juegos de toda la vida serán sólo un entrañable recuerdo.

Y aunque sea anecdótico, tengo que deciros que las ciudades que quedan construidas al final de cada partida son auténticas obras de arte!!

¿A qué estáis esperando? Haceos ya con vuestro Carcassonne y dejad boquiabiertos a vuestros familiares y amigos. A mí de momento ya me han entrado ganas de jugar una partida!

1 comentarios:

  1. Bueno, pues está claro que TENGO QUE TENERLO. Describes tan maravillosamente este juego que parece que te estás viendo en el salón de casa. Diría que hasta ahora es el que más ganas tengo de comprar, aunque siempre digo lo mismo, después de cada una de vuestras entradas.

    ResponderEliminar

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts