Story Cubes: Érase una vez...

Carcassone, uno de nuestros juegos favoritos

Nos encantan los juegos de mesa. Basta con una visita a casa para averiguar que somos unos verdaderos fanáticos: desde los clásicos - Ajedrez, Backgammon, Go - a los conocidos como Eurogames (Carcassone, Agrícola, ...) los juegos se cuentan por decenas en nuestro hogar.

Como podréis imaginar con un hijo de dos años, esperamos con ansia la posibilidad de compartir nuestros juegos favoritos con él. Fue en nuestra última visita a nuestros amigos de Zona 84 de Ciudad Real cuando descubrimos un juego que nos tiene locos desde entonces y que permite además que la participación de mi hijo sea plena. Se trata de Story Cubes.


Story Cubes, el juego básico

En primer lugar habría que definir bien si Story Cubes es un juego o es algo más. El juego nos adentra en el maravilloso mundo de crear historias. No puede ser más sencillo: Nueve dados donde cada dado tiene en cada una de sus seis caras un dibujo que representa un objeto, una situación, un elemento reconocible fácilmente.

¿La mecánica? El narrador tira los dados, obteniendo 9 dibujos diferentes, y con ellos tiene que crear una historia, enlazando y relacionando los dibujos hasta donde su imaginación le lleve. Así de simple.. y de fascinante.
Como podéis imaginar, tanto yo como mi mujer hacemos el papel de narradores, creando la historia para nuestro hijo. Así, poco a poco, él ha ido entendiendo la mecánica y es él el que tira los dados, el que reconoce el elemento que sale en la cara del dado y el que espera expectante cómo va a seguir la historia. Aunque no sabría deciros quién disfruta más jugando, si él escuchando o nosotros inventando..

Una tirada cualquiera, ¿te atreves a
contarnos una historia?
Aunque en las instrucciones del juego se indica que se tiren los nueve dados a la vez y que el narrador arme la historia ordenando los dados como mejor considere, nosotros disfrutamos mucho más con una ligera variante: la historia comienza tirando el primer dado, y para continuarla tiramos el segundo.. y así con todos. Es más divertido porque la capacidad de creatividad es mayor y la necesidad de improvisar se potencia, ya que el desarrollo de la historia es imprevisible.
Las posibilidades son inmensas, tantas como combinaciones posibles de nueve tiradas de dados (haced el cálculo y quedaréis sorprendidos!!!), y muchas más, ya que cada narrador puede crear una historia completamente diferente a partir de la misma combinación de dados.
La versión de viajes nos encanta!!

 
Aunque nosotros tenemos el juego básico (nueve dados con elementos sencillos) hay diferentes ampliaciones que poder añadir o combinar con la versión básica para enriquecer el juego. Además de esta versión básica, hay versiones temáticas de viajes, de acciones, de misterio, hechizos..




Estoy convencido que mi hijo disfrutará cada vez más del juego a medida que vaya creciendo, y pronto él también se convertirá en narrador y contará sus propias historias, a nosotros y a la hermanita que está a punto de llegar.

¿A qué estáis esperando? Lanzad el primer dado, y que comience la historia!!

 
 

1 comentarios:

  1. Lo tengo!! Cada día aumenta la posibilidad de que escribamos un post sobre lo mismo! A mis hijos que son un poquito mayores les encanta. Voy ahora mismo a visitar los enlaces.

    ResponderEliminar

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts