Ir al contenido principal

MUERTE DEL ROMANTICISMO

 
50 sombras de Grey: La película
Hace unas horas que he regresado del cine. No fui arrastrada, pero sí movida por la curiosidad. Después de mucho tiempo oyendo hablar de los libros de "50 sombras de Grey", y de meses con la expectativa de "LA PELÍCULA ". Allí me fui, a ver lo que se esperaba como la gran revelación: Romanticismo y erotismo en grado sumo. Sí, repito en voz alta: fui a ver "50 sombras de Grey". Puro desenfreno y pasión .
 
Pues resultó menos de todo, de sexo explícito, romanticismo, pasión , de lo que dicen que aporta la lectura de los libros. Me he encontrado con una pseudo película romántica, por clasificarla de alguna manera; pero que me permite introducirme en el tema del romanticismo, que es como han tratado de vender o clasificar a "50 sombras de Grey".
 
Hombre, que te den paseos en helicóptero, que te lleven a hoteles de lujo , te regalen primeras ediciones de tus libros favoritos, te compren un coche, te toquen el piano, te seduzcan y te dejes seducir por un Adonis, no me parece que tenga tanto mérito. Obviando las humillaciones de roll de amo y sumisa. Que ahí, sí te da por pensar que : ¡menuda mierda de romanticismo! ¡Ósea que tengo que dejar que me des azotes en el culo y además asumir que me va a gustar! ¡Y eso es romanticismo ! Y yo pensaba que era una antigua porque me gusta Jane Austen.
 
Pues bien, yo también quiero rendir un homenaje al AMOR, que nos hace felices, nos hace crecer, sufrir y por supuesto, también reír. Así, aquí lanzo mis propuestas de lectura para hacer competencia a la famosa trilogía:  


Orgullo y prejuicio - Jane Austen  
 

  El amor en los tiempos del cólera - Gabriel García Márquez 
 
 
Travesuras de la niña mala - Mario Vargas Llosa 

 

La amigdalitis de Tarzán- Alfredo Bryce Echenique
 

Jane Eyre - Charlotte Brontë 

Cumbres borrascosas - Emily Brontë 
 

El libro del mal amor - Fernando Iwasaki 
 

Sobrevivir a un gran amor seis veces- Luis Racionero

¡Larga vida al romanticismo!
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici