Black Stories, un juego deductivo (genXgames)


Me encantan los juegos deductivos. Aún recuerdo, hace años, una sección del programa Si Amanece Nos Vamos, en la Cadena Ser, durante las madrugadas de verano. Todos los días había una sección que consistía en que el presentador proponía un acertijo, generalmente un caso sin resolver, un asesinato, un asunto propio de novela negra. El reto consistía en que un oyente llamaba por teléfono podía hacer una pregunta. La condición es que la pregunta debía poder responderse de tres formas posibles: “Sí”, “No” o “Carece de Importancia”. De esta forma cada oyente iba desentrañando el enigma hasta que uno de ellos era capaz de resolverlo. Recuerdo lo apasionante que era seguir las pistas, elaborar teorías propias y finalmente comprobar lo lejos o cerca que había estado de la resolución del misterio.

Cuál fue mi sorpresa y mi alegría cuando descubrí ese mismo juego en la tienda de nuestros amigos de Zona 84. El juego en cuestión se llama Black Stories y se ha convertido en uno de nuestros favoritos. Los casos están representados en cartas ilustradas por las dos caras: la cara delantera contiene el enunciado del enigma junto a una ilustración descriptiva (que no es necesariamente una pista), mientras que la cara trasera de la carta contiene la solución, junto a otra ilustración que en este caso sí está relacionada con la solución.

Black Stories, primera edición del juego
La mecánica del juego es muy simple y es exactamente como he explicado antes: Un jugador hace las veces de narrador y es el que lee en alto el misterio a resolver. Antes de que comience el juego en sí, debe leer la solución y entenderla perfectamente, puesto que a continuación debe someterse a las preguntas del resto de jugadores. El juego puede jugarse con sólo dos jugadores (Narrador e investigador) o con todos los que se deseen, con un narrador y el resto de participantes como investigadores. En cualquiera de los dos casos el juego es sumamente divertido, y depende de la astucia de los investigadores que el enigma se resuelva tras muy pocas preguntas o  que ni siquiera llegue a resolverse.
 
Hemos jugado muchísimo a Black Stories. Cuando sólo lo hemos hecho mi pareja y yo en casa, nos hemos ido turnando el papel de narrador e investigador (no sabría decir cuál de los dos roles disfruto más) y cuando han venido amigos a casa comenzamos con un narrador y los investigadores pueden hacer una pregunta por turno. Cuando alguien resuelve el enigma éste pasa a ser el narrador cogiendo una nueva carta con un nuevo misterio.

Si tengo que poner un pero al juego es que el número de cartas es limitado (50 en el juego básico). Esta ventaja evidente, hace que si lo jugamos mucho en poco tiempo habremos jugado todas las cartas, y por lo tanto todos los casos. Esto hace que haya que buscar nuevos jugadores, y el juego seguirá siendo ideal para invitados a casas o para llevar a cualquier acontecimiento social que se te ocurra, con la única limitación de que tú seas siempre el narrador (ya te conocerás todas las soluciones).
  
Edición Crímenes Reales
No obstante esta inevitable desventaja puede ser resuelta fácilmente, ya que los editores del juego en España, genXgames, han publicado la friolera de nueve nuevas versiones del juego sin contar con la versión original. Puedes encontrar el Black Stories original, dos nuevos tacos con 50 nuevos casos cada uno (Black Stories 2 y 3), una versión con crímenes reales, una edición misterio, una versión muertes ridículas, una medieval, una de sexo y crímenes y una especial vacaciones, además de un juego de tablero.. Además, nuestros amigos de genXgames (editores del juego en España) nos informan que en breve saldrá a la venta una edición especial "Hospitales Mortales".

Y para finalizar y como la mejor muestra es una partida real, os propongo uno de los enigmas de la segunda edición del juego (en casa tenemos los dos primeros):
 


¿te atreves a resolverlo?

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts