Un baño



Un baño


Hace muy poquito descubrí el placer del baño. Por mis raíces Andaluzas y los años de sequía que viví de pequeña no he conseguido llenar la bañera sin que me dieran remordimientos hasta hace unas semanas. Como dicen por ahí.. Una vez al año, no hace daño.



Os pongo en situación: Había tenido una semana muy dura de estrés, era viernes por la tarde y no lograba despejar la cabeza. Decidí probar con un baño relajante.

Como os he comentado carecía de experiencia en preparar baños, así que pensé en combinar todo lo que asociara con el concepto de relax:

Para el agua: El agua caliente favorece el flujo sanguíneo mejorando el aporte de oxígeno a los músculos. Añade sales, aceites aromáticos o infusiones al agua con objeto de reducir la tensión muscular.

Luz cálida: fundamental para crear un climax con la luz, en mi caso coloqué 4 velas como luz ambiente.

Algo para beber: una copa de vino, vermut, zumo de frutas, infusiones… lo que más os apetezca. 

Para escuchar: en mi tarde de viernes llovía y no quise perderme el sonido de la lluvia. La música es muy personal, pero elige una lista que no tararees, ni te de el subidón, recuerda que intentamos relajarnos!!!

Algo que leer: Una buena lectura que nos evada del mundo y nos transporte a la realidad del protagonista. Un libro que nos encante y que nos suponga un placer leer y releer. Un relato corto que no pase desapercibido. Un pasaje cómico que nos arranque una carcajada….

Como diría mi madre “Mano de santo”, tras una hora de reloj estaba como nueva para empezar el fin de semana con energía renovada.





0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts